martes, 24 de septiembre de 2013

OTRA FORMA DE USAR LAS HIERBAS Y NO POR ELLO MENOS EFECTIVA.

Cuando hablamos de plantas medicinales, a veces se nos escapa que no solamente son efectivas por las vías de administración convencionales. Los aromas que las plantas desprenden, ya sea al natural, con aceite esencial, en diversos preparados... pueden resultar una "bomba" curativa muy a tener en cuenta.

La aromaterapia utiliza las fragancias para conseguir un bienestar en nuestra persona en todos los aspectos. No obstante, este remedio aunque puede encuadrarse en dicho apartado no es precisamente que siga unas reglas estrictas ni ortodoxas.

Vamos a poner un sencillo ejemplo con el popular tomillo (tymus vulgaris). Esta hierba cuyas virtudes terapeúticas son conocidas desde tiempos remotos, tiene "otras" cualidades que no vienen en los libros pero que son tan reales como tu y yo. Botánica oculta?? Bueno, así podríamos decir pero la realidad es que sus efectos son percibibles y conocidos; por tanto vamos a dejar el calificativo de oculto para mejor ocasión.

Imagina un hogar al que el pesimismo ha invadido. La desgana campa a sus anchas, no hay fuerza para enfrentarse a los problemas de la vida, los pensamientos son trabados por no decir que los moradores del mismo no quieren ni pensar. Por desgracia es un retrato de bastantes hogares hoy en día.
Pues vemos que puede nuestro amigo el tomillo hacer por nosotros:

  • Hemos de conseguir 3 manojos de tomillo fresco que colocaremos en adecuados recipientes con agua lo más pura posible que renovaremos cada día.
  • Emplazaremos un manojo en el recibidor, otro en la sala de estar o comedor y otro en la cocina.
El porqué de su emplazamiento obedece a razones que no es que sea necesario creer en ellas, pero que honradamente te aseguro que funcionan.
  • El recibidor es la entrada misma del hogar. El primer sitio que acoge la energía que emana en todas direcciones. Esa que unos llaman CHI, otros KI, PRANA, KA. Siempre ha estado ahí y forma parte de nosotros.
  • El segundo lugar, la sala de estar o comedor es un lugar de actividad, de conversación, dinámico.
  • El tercer lugar, la cocina. Una estancia importantísima pues es donde preparamos los alimentos que han de servir de aporte energético para nuestro organismo. Ancestralmente la cocina es la antesala del bienestar.
La energía entra por la entrada y sale por las ventanas de la casa, pero su circular dentro de la misma es vital para nuestro bienestar. Ya se que estoy hablando en términos de feng-shui, pero este remedio es algo que no necesariamente ha de estar atado al mismo, sino que podemos usarlo siempre y durante el tiempo que queramos.
  • Nuestro tomillo emana aromas, esencias y "más" que estimulan nuestra mente, nos otorgan valor y nos empujan en el devenir diario. Y no veas como se nota!!!
¿Y por que no en las habitaciones o el baño? 

Para este caso concreto es mejor no recibir tan directamente sus emanaciones durante el sueño. Vamos a estar percibiéndolas a diario y siempre es necesario tener un espacio sin sobrecargar. 
Lo mismo para el baño, un lugar que utilizamos para la higiene personal exterior y que no es el indicado para pasar largos periodos.

Por lo demás, la energía fluirá por tu casa y el tomillo ejercerá de armonizador de la misma esparciendo esas sutiles influencias por el ambiente que se verán potenciadas por ese circular energético. Fácil y efectivo, ya lo verás.

LA NOCHE, EL ALIADO DE LAS HIERBAS CURATIVAS.

Por la noche, cuando nuestro cuerpo físico desconecta del "otro" (y digo otro entre comillas porque hemos de entender algo fundamental) una hierba multiplica su efecto. Es por una cuestión fundamental:

  • Los principios activos del misma no encuentran oposición para su modo de actuar
  • Nuestro yo consciente está en un estado de neutralización que permite una acción mucho más certera.

Puede pensarse que entro en imbrincados y cenagosos senderos metafísicos, pero nada más lejos de la realidad. Nuestro metabolismo es mucho más receptivo, dormimos, descansamos en el más amplio sentido de la palabra y ello es clave para que nuestros pensamientos y actividad normal en estado de vigilia no interfieran en la acción curativa de la hierba a emplear.
Insisto en que las hierbas no curan como un fármaco tradicional. Ellas van al "todo": cuerpo y mente. Actúan en el indivíduo de forma total y ayudan a sintonizar nuestra energía vital de forma mucho más sutil que un fármaco.
Y si empleamos la palabra sutil hemos de entender esta en todo su espectro. Hablamos de una acción que usa canales que aún hoy día podríamos definir como desconocidos, porque todo lo que hablásemos sobre ellos sería teoría especulativa. Lo cierto es que como la electricidad por poner un ejemplo, funcionar funciona aunque no sepamos a ciencia cierta porqué.

Las antiguas cultural chamánicas siempre usaron el sueño entre otras técnicas como vía para conseguir sus espectaculares estados alterados de consciencia. Y de ellos, de los chamanes ancestrales de todas las partes de nuestro planeta, proviene la certidumbre de que las hierbas administradas antes del sueño, son mucho más efectivas. Te garantizo que si.

Y un ejemplo simple y efectivo es la SALVIA, (salvia oficinalis). Aparte de sus funciones y virtudes (que son  muchas), de noche es algo increíble como sana, reestructura y reorganiza energéticamente nuestro "todo".
Te aconsejo que por un periodo de unos siete días tomes una infusión de salvia antes de acostarte. Dos-tres cucharaditas para medio vaso de agua. Verás como no es palabra vana lo que aquí te comento.

Y como la salvia, infinidad de especies más que potenciarán su efecto si o si.